Gobierno desautoriza al ministro Del Castillo, quien dijo que el censo es «imposible» realizarlo en 2023

El Ministerio de la Presidencia aclaró que las declaraciones del ministro Eduardo Del Castillo, quien dijo ayer que el censo era «técnicamente imposible» de realizar el 2023, no corresponden a la postura del Gobierno que intenta instalar una mesa de diálogo con la institucionalidad cruceña para superar un conflicto que está desembocando en una escalada de violencia.

«Las declaraciones referidas al censo por parte del ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, no corresponden a la postura oficial del Gobierno nacional», señala un corto comunicado difundido por esa cartera de Estado.

El Ejecutivo también informó que la comisión para la mesa de diálogo solo está conformada por el ministro de Planificación, Sergio Cusicanqui, y el vocero presidencial Jorge Richter. Ambas autoridades son las únicas autorizadas para hablar del tema.

Ayer, mientras el ministro de Gobierno brindaba un informe de los hechos violentos suscitados en el municipio de La Guardia dijo que «el censo es técnicamente imposible de realizarlo en 2023. Hemos pedido mil veces que nos demuestren cómo lo pueden realizar y que presenten su propuesta. Dejemos la violencia y vayamos al diálogo».

Contrario a sus palabras, horas antes, el portavoz del Gobierno había llamado al diálogo con Santa Cruz para trabajar en una fecha abierta sobre la realización del censo.

«Nuestra intención, como la que hemos recogido del rector y del Comité Cívico, es que podamos trabajar sobre una fecha abierta que sea definida de forma técnica,  buscando para ello la creación de una comisión técnica», sostuvo Richter.

Sin embargo, el diálogo no pudo prosperar ya que el presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, pidió el cese de la represión y gasificación policial en La Guardia antes de instalar el diálogo en un tercer intento después de que los dos primeros no cumplieron sus objetivos.

“Antes de iniciar cualquier mesa de diálogo tienen que acabar las hostilidades y la represión policial, y la represión de otras personas que han venido de otros departamentos a querer amedrentar y avasallar al pueblo cruceño. Eso es lo principal, en eso tiene que pensar el Gobierno, en que uno no se puede sentar en una mesa de diálogo con estas hostilidades”, sentenció Calvo en las afueras de su domicilio.

//El Deber

comparte esta noticia en

©