Caso Álex: demandan al Estado por $us 6 millones

La estudiante de enfermería y el chofer de un taxi acusados y procesados por el rapto del bebé Álex presentarán una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) contra el Estado boliviano por una serie de violaciones a sus derechos fundamentales. Entre los dos piden la suma de seis millones de dólares.

Violación a los derechos humanos, maltrato físico y psicológico, humillaciones, además de acusaciones sin pruebas son los argumentos que maneja la defensa de ambos para demandar al Estado en instancias internacionales.

“He escuchado un relato realmente desgarrador. Dentro de las celdas policiales, cuando ella estaba aprehendida y no sabía su situación jurídica, entraron personas de civil identificándose como policías y le pidieron que desfilara en medio de la oscuridad, en la fría celda, (le pidieron) que pueda hacer un modelaje. Esto ya raya en lo absurdo e ilegal”, afirmó el abogado Manolo Rojas.

El jurista dijo que la estudiante se unió a la demanda internacional que presentará el chofer de taxi que aún está en la cárcel de San Pedro con detención preventiva.

“Esperemos que la CIDH pueda tomar cartas en el asunto y sentar precedentes internacionales sobre el actuar de la Policía, que en este caso fue negligente. Le estamos exigiendo al Estado el pago de tres millones de dólares por el daño que se le ha hecho al ciudadano Chura. (Él) está con de detención preventiva. Alguien debe responder sobre este daño que se le ha hecho”, argumentó el abogado.

El jurista explicó que, en el caso del taxista, éste sufrió malos tratos en su encierro, además que violaron sus garantías constitucionales de presunción de inocencia.

En tanto que la estudiante de enfermería pedirá también al Estado boliviano que subsane todos los daños ocasionados por la Fiscalía y Policía Boliviana por la suma de tres millones de dólares.

Más de dos meses de calvario

A principios de septiembre, empezó el calvario para la estudiante de enfermería y el chofer de taxi. Después de que en agosto el bebé Álex fuera secuestrado, la Policía aprehendió a ambos en distintas circunstancias, pero bajo una sola premisa, acusarlos de ser los autores del rapto del menor de edad.

En varias oportunidades, la defensa de ambos expuso que se vulneraron sus derechos, desde exponerlos ante las cáramas de la prensa como dos criminales, hasta recibir pellizcos o pintarle a la estudiante un lunar en el rostro para que pareciera que se trata de la raptora del niño, la que aparece en las imágenes de las cámaras de vigilancia.

“Desde el primer momento que me detuvieron, yo les dije que no era (la culpable), les insistí, pero ellos (los investigadores) insistían en que yo era (la culpable). Me habían photoshopeado (sic), me habían puesto hasta ese lunar y yo en el rostro jamás tuve uno”, relató la joven a Página Siete en una entrevista anterior.

Estuvo detenida desde septiembre hasta que el 27 de octubre, un juez determinó medidas sustitutivas, con lo que a principios de noviembre salió de prisión. En tanto que el chofer de taxi sigue detenido en la cárcel de San Pedro.

Cuando ella estaba aprehendida, policías de civil le pidieron que desfilara como modelo en medio de la celda oscura”.
Manolo Rojas, abogado

//Pagina Siete

comparte esta noticia en

©