Quelali se valió de su cargo para hacer negocio irregular de la Entrada de la “U”

Álvaro Quelali, el ejecutivo suspendido de la Federación Universitaria Local (FUL) de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), se valió de su cargo para hacer un rentable negocio irregular y familiar de la Entrada Universitaria, según denuncias de testigos que piden guardar su nombre en reserva por miedo a represalias.

Quelali hizo este tipo de acciones por lo menos siete años antes de la pandemia, manejaba, aproximadamente, más de un millón de bolivianos entre fondos de la “U” y auspicios de cajas de cerveza. Esta última no se controlaba, según testigos y documentos. Este medio buscó la contraparte de Sergio, hermano de Álvaro Quelali, pero no respondió su celular.

“Por lo menos desde 2012 hasta 2019, Álvaro Quelali manejó a su antojo la Entrada Universitaria y los recursos de todo lo que conlleva”, contó a Página Siete una fuente que prefirió guardar su nombre en reserva por temor a represalias.

Hasta 2019, la Entrada Universitaria de la UMSA se realizó con normalidad y de forma anual. Esta actividad cultural se suspendió entre los años 2020 y 2021 a causa de la pandemia del covid. Este año, ante la reducción de nuevos casos, esta festividad volverá en su versión XXXIII y se desarrollará el sábado 22 de octubre.

De acuerdo con la fuente, para manejar esta actividad cultural, entre al menos el 2012 y 2017, Álvaro contaba con todo un “clan familiar” que hoy por hoy “se jacta de tener todo el poder”, no sólo en la Entrada, sino en esa casa de estudios superiores.

Álvaro Quelali fue denunciado, imputado y enviado preventivamente a la cárcel por usar fondos de la “U” para pagar viajes de su hermano Sergio Quelali al interior y el exterior del país, cuando los viáticos se deberían entregar a alumnos destacados. En total, las autoridades de la Fiscalía investigan tres viajes, dos se realizaron al exterior: La Habana (Cuba) y Venezuela. Uno a Tarija.

Ante la situación legal de Álvaro, este año “su hermano Sergio es el que está manejando todos los recursos porque es parte de la comisión de cultura, como representante de la Facultad de Ingeniería”, explicó la fuente. “Él maneja a todos los universitarios”, añadió.

“Solicito se nos realice la entrega de auspicio de 100 cajas (de cerveza) que también se efectuó en las anteriores gestiones”, se lee en una carta firmada y enviada por Álvaro Quelali al anterior presidente de la comisión de cultura, David Medina.

 

En la misiva -que tiene la fecha del 24 de agosto de este año y a la que tuvo acceso Página Siete- Quelali justifica que esa solicitud es para atender a los representantes de los centros de estudiantes y de carrera, además para gastos logísticos de la visita de las 10 FUL y la Confederación Universitaria Boliviana.

Debido a que Medina no quiso entregar esa solicitud a Quelali, “fue amedrentado” hasta que renunció al cargo, de acuerdo con el testimonio de la fuente.

¿Cómo operaba Quelali y su clan en esta actividad folklórica de los estudiantes? Una empresa cervecera que auspicia la Entrada realiza un convenio de palabra con la comisión de cultura de la universidad y destina cierta cantidad de cajas de cerveza para toda la organización y los eventos que se realizan antes de la festividad.

“Pero esa cantidad de cajas de cerveza son monetizadas en la misma empresa con un intermediario. Él compra las cajas y los que van a recoger las cajas llevan el dinero a la FUL”, contó la fuente que denuncia el caso.

La empresa entrega entre 40 y 54 cajas de cerveza a cada fraternidad mediante cada uno de sus representantes, pero los recursos no llegan completos a las agrupaciones, indicó la fuente.

Según la denuncia, la FUL se encarga de la entrega y da a cada agrupación un valor máximo de 10 cajas, cuando debería otorgar a cada una entre 40 y 54. “No se sabe a dónde va el resto del dinero”, añadió el testimonio.

“A nosotros nos entregaron sólo seis cajas”, dijo uno de los representantes de una fraternidad de morenada, al referirse a una de las últimas versiones de la entrada universitaria.

Dos nuevas fraternidades

Además, para recibir más cajas de cervezas y de alguna manera más recursos, la dirigencia de la FUL -liderada por Quelali- creó dos fraternidades, una es Caporales Ingeniería de la FUL y la otra es Jalkas.

Antes, la FUL sólo participaba en la entrada folklórica con el baile de auqui auqui. “Eso lo hicieron con el fin de recibir las cajas de cerveza”, aseguró.

Fondos de la “U” y auspicios

¿Cómo funciona o funcionaba el clan? La organización de la Entrada Universitaria de la UMSA tiene dos ingresos económicos. Uno es del IDH que recibe la universidad y el otro es de un auspicio que entrega una empresa cervecera.

Por ejemplo, de acuerdo con los datos que se tiene, para este 2022 el monto entregado por la universidad bajo resolución del Honorable Consejo Universitario 202/2022 es de 300 mil bolivianos. “(Es) para cubrir gastos correspondientes a la realización de la XXXIII Entrada Folklórica de acuerdo a lo solicitado”, se lee en la resolución, documento al que tuvo acceso este medio. El segundo ingreso, el del auspicio, no es controlado por nadie, ya que “ingresa de forma irregular”, según la denuncia. Además, de acuerdo con la nota del Departamento de Contabilidad de la UMSA N°85/2019 de marzo de 2019 -enviada a jefatura de la Dirección Administrativa Financiera (DAF) que solicitó un descargo de esos recursos de 2017- “el reglamento de la Entrada Folklórica -aprobado mediante Resolución 197/18- no alcanza el manejo de fondos”.

En ese sentido, ese departamento indicó que “no puede realizar el descargo porque esos fondos no son entregados por la UMSA”, añade el documento.

De acuerdo con los documentos a los que accedió Página Siete, la comisión de cultura recibe cada año cerca de un millón de bolivianos y que debido a la falta de un reglamento no existe un convenio entre la empresa y la universidad sobre la erogación de esos recursos.

Aunque este año uno de los ejecutivos de la empresa envió un contrato privado en julio para que se pueda firmar con la comisión de culturas. Sin embargo, “el documento no fue firmado porque carece de legalidad”, indica la fuente.

La estrategia

Además de esas dádivas, para la Entrada Universitaria reciben otro tipo de apoyo, como la contratación de grupos musicales y la entrega de premios, entre otros. De acuerdo con dicho contrato, la empresa cervecera entrega a la Entrada Universitaria supuestamente una cantidad de cajas de cerveza por cada evento que tienen.

Según un documento de la lista, entre las actividades que organizan están la recepción social pro recaudación de fondos para la compra de uniformes, la elección de la Ñusta, exposición y defensa de monografías, atención preentrada folklórica, conferencia de prensa, atención de palcos para 200 personas UMSA y 200 personas Hamlp, números de identificación de conjuntos e invitados, trofeos para la premiación, premios para afiche y campeonato interfraternidades, entre otros eventos.

Para este año, se planearon 15 actividades, cuando se realiza una de ellas, envían a solicitar lo pactado. “Llegan y les entregan. Ahí hay un intermediario que les compra esas cajas en el monto acordado, entonces les da el dinero”, añadió.

“Para hacer esos movimientos, necesitan que el presidente de la comisión de cultura conozca de esa actividad y no haga problemas”, contó la fuente, por esa razón este año (el decano de Medicina, David Mérida) y el 2019 (José Luis Montaño) renunciaron a la presidencia de dicha comisión.

En ambas gestiones -luego de las renuncias- fue posesionado el ingeniero Fernando M.

“Ellos presionan con llamadas, amenazas e incluso con agresiones verbales a los presidentes hasta que renuncien”, explicó la fuente.

¿Para qué necesitan tener de su lado a un presidente de la comisión? Para ver el acuerdo con la empresa auspiciadora y recoger las cajas de cerveza, según los testimonios.

Por ejemplo, en una carta de 2019 -documento al que tuvo acceso Página Siete- el presidente de la comisión Fernando M. solicita a la empresa realizar la entrega de 54 cajas a la fraternidad Verdaderos Amantes del Pergamino. “Obviamente, eso se monetiza”, según la denuncia.

Este medio intentó comunicarse con el presidente de la comisión de cultura para conocer su versión, pero no respondió su teléfono.

El 25 de septiembre, el primer ejecutivo de Ruge – FUL UMSA, René Rivera, contó que el dirigente acusado provocó que la Entrada Universitaria de esta gestión cambie de fecha, porque él solicitó una cantidad de cajas de cerveza para la FUL, pero el pedido fue negado porque “no rindió cuentas de las bebidas que le entregaron durante las anteriores gestiones hasta 2019”.

Los antecedentes

Perfil • Álvaro Quelali es catalogado como otro de los “dirigentes dinosaurio” porque lleva 20 años como universitario de la UMSA. Fue reelecto supuestamente de forma irregular en tres gestiones, cada una de tres años. En su última administración tiene un año.

Plan • Según datos de la universidad, Quelali ingresó en 2002 y cumplió su plan de estudios en 2015 en la carrera de matemáticas, pero no sacó su título. Entre 2014 y 2015 hizo una carrera paralela en ciencias químicas. Luego la dejó. En 2016 se inscribió en Informática y sigue hasta la fecha. Es decir que está en la “U” 20 años.

//Pagina Siete

comparte esta noticia en

©