Fingió atraco, relató cómo «mataron» a su esposa y lloró pero fue feminicidio

Luis M. relató, con detalles, su versión de la muerte de su esposa Bertha, supuestamente, en manos de criminales. La tragedia sucedió el 13 de este mes, en la ruta que conecta La Paz con Copacabana. Durante la descripción que brindó, lloró, a tiempo de ofrecer detalles.

“En la ruta a Copacabana nos interceptaron. Solo escuché golpes. Me di la vuelta y la habían golpeado (a mi esposa). El asalto fue con pura piedra, cuatro personas fueron las que nos asaltaron. (…). Ayer (jueves) estaba mal, hoy estoy mejor. Lo estoy superando por mis hijas, quería irme (morirme), pero aún los tengo a ellos (sus familiares). Solamente quisiera que se dé con el autor”.

Después de una semana, el caso dio un giro absoluto. El hombre que apareció ante las cámaras de TV relatando los acontecimientos que terminaron en el crimen de su esposa, ahora pasó a ser el principal apuntado de lo que sería un posible feminicidio.

El subdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz, Juan José Donaire, confirmó el hallazgo de parte de una cuerda en la vivienda de los esposos. Este elemento incriminaría a Luis.

«En el ingreso al inmueble de esta pareja se secuestró una cuerda con similares características a la que se encontró en el lugar del hecho. Prácticamente da cuenta de una probable responsabilidad propiciada por este ciudadano, de 58 años».

«SOBREVIVIENTE»

Entonces, cuando aún no existían indicios que lo involucraran con el crimen, el hombre dijo haber «sobrevivido» al atracó en la carretera. Dijo que cuatro «antisociales» lo interceptaron en medio de la ruta, donde robaron sus pertenencias y mataron a Bertha.

Tras el hecho, expresó que «quería morir» junto a su pareja, pero sus hijos le dieron «la fortaleza» para seguir con su vida. Esa fue su confesión.

Comentó que trató de huir de los delincuentes y se escondió detrás de su vehículo, pero los supuestos criminales «lo golpearon» y ataron sus manos hacia atrás para sustraerle sus pertenencias. En ese instante, los ladrones le pidieron las llaves.

“Me escapé por detrás del auto hacia el puente y me agarraron. Me amarraron. Mis zapatos se me salieron en ese lugar, me pidieron la llave de mi auto. ‘Perdónenme, les dije, aquí está la llave, llévate (el vehículo)’. Luego vino otro auto y todos se fueron hacia La Paz”, describió.

Al ser, según él, dejado amarrado en medio de la ruta, dijo que trató de pararse para pedir ayuda a los vehículos que transitaban por el lugar. Tres personas «lo ayudaron» y buscaron a su esposa, pero la encontraron ya sin signos vitales.

La Policía encontró el motorizado, supuestamente robado, cerca del lugar y tras las investigaciones se halló manchas de sangre dentro del vehículo. Al parecer este hombre mató a su esposa a golpes.

Por otro lado, no se encontró a los cuatro atracadores y tampoco a las dos personas que habrían auxiliado a esta persona, como manifestó en sus declaraciones.

«No hay la presencia de los cuatro ciudadanos que se ha mencionado y tampoco las dos personas que lo han auxiliado, la distancia del motorizado está a 5 minutos del lugar del hecho», señalóm el policia.

//Opinión

comparte esta noticia en

©