Mariana Pinedo deja en alto sus raíces afrobolivianas

Mariana Pinedo deja en alto sus raíces afrobolivianas post thumbnail image

De madre cruceña y padre yungueñoMariana Pinedo Callaú conquista las pasarelas bolivianas con una exquisita mezcla multicultural en las venas.

Con 24 años, una corona de belleza y una ascendente carrera en el modelaje y en las redes sociales, se convirtió en un ejemplo de empoderamiento para las mujeres afrobolivianas.

¿Su meta? traspasar fronteras y ser la primera representante nacional en llevar su cultura a los concursos y pasarelas internacionales.

Cimientos de piedra

Levántese, que usted está hecha de piedra”, son las palabras que le repetía incansablemente Patricia Callaú, su madre.

Con ese lema y con determinación empezó como modelo independiente y rápidamente fue captada por productores televisivos que la instalaron en la pantalla chica.

En 2016, su belleza, pero, sobre todo, su carisma la llevaron por realities de competencias y hasta de baile por distintas redes nacionales. Ese era el impulso que necesitaba para el gran salto.

Ya era conocida como ‘La morocha sexy’ de la TV cuando, en 2018, la invitaron a participar en el Miss Santa Cruz y así se convirtió en la primera afrodescendiente que ganó un título en el certamen de belleza departamental.

La srta. Santa Cruz fue por la corona nacional y, aunque se ubicó en el grupo de las finalistas, no cierra ese capítulo de su vida.

“Si voy a algún certamen internacional voy a representar con orgullo a la mujer afroboliviana”, expresa.

Flashes

Desde entonces, tuvo que redistribuir su vida y su agenda entre su familia, la universidad y el modelaje.

Actualmente trabaja con marcas importantes como Natura, Femenina y Olympikus, entre otras.

Cursando el último año de Ingeniería Comercial se animó a emprender y abrir una boutique.

Las redes

Empezó usando las redes sociales como una usuaria más, pero la acogida de los internautas la animó a aprovecharlas para promocionar su imagen.

Aunque su contenido consiste en algo de humor y gran parte en trabajos publicitarios, aprovecha cada imagen para alentar a las mujeres a empezar cada día con los mejores ánimos y energías y a trabajar por sus sueños.

Más de 70.000 seguidores en Instagram y 150.000 en Tik Tok
se lo agradecen. “Crezco junto a mi pequeña comunidad, yo aprendo de ellos y ellos aprenden de mí”, concluye.

//El Deber

tal vez te Guste